“Nosotros acompañamos el presupuesto 2017 por las obras importantes y estratégicas que tiene la provincia de San Juan”

godoy-rupertoEn el día de ayer hemos tratado en el Senado de la Nación el Presupuesto para el año 2017 que ha enviado el gobierno nacional. Con esta ley se despejan todas las hipótesis, las promesas de campaña y, fundamentalmente, las buenas intenciones a las que nos tienen acostumbrados los amigos de la gestión de Cambiemos; frente a los datos duros, contundentes de la realidad económica y social que estamos viviendo.

Hoy advertimos claramente, después de un año de gestión, que lo que se pretende es justamente desarmar y desarticular el corazón de lo que fue nuestro objetivo: la distribución del ingreso. Esto se ve concretamente en las acciones y políticas que ha llevado adelante este gobierno en el primer año, políticas que tienen que ver con la devaluación, con la inflación, con el aumento de tarifas, lo que se ha traducido en menor salario, en la pérdida del poder adquisitivo, y ha traído como consecuencia la caída de la actividad económica, la caída del consumo y el cierre de muchas pequeñas y medianas empresas, que son las que generan trabajo.

También se ha complicado a las economías regionales. Nos dijeron que venían a reparar el daño que se le había infligido a las economías regionales, y hoy las economías regionales, como la de mi provincia concretamente, vemos que están en una situación más que complicada. Los productos que producimos no valen. Más aún, estamos complicados porque hay una apertura indiscriminada de importaciones, que compiten con nuestros productos, esto implica que comienzan a cerrarse fábricas, que productores dejen de trabajar. Esto se traduce en menos empleo y más pobreza.

El presupuesto pone en evidencia que hay ganadores y perdedores. Los perdedores son los sectores más humildes, los sectores del trabajo, que han perdido la posibilidad de acceder a consumo, a bienes importantes, a la alimentación; están perdiendo la posibilidad de tener una dieta mejor, que esto se traduzca en una mejor calidad de vida. También debemos decir que hay ganadores: los que se han visto beneficiados por la devaluación, por una transferencia brutal de recursos del sector trabajador a los sectores más concentrados de la economía. Otro sector favorecido es el financiero, con el sistema de que compran los dólares, compran pesos y posteriormente los traducen en LEBAC. Les han estado pagando 38 por ciento, activando el sistema de la bicicleta financiera y la fuga de capitales que ya hemos visto en otras épocas recientes de nuestra historia. Esto es lo que ha pasado y lo que está pasando. Por eso nosotros cuestionamos este presupuesto.

Pero aquí es donde empieza a plantearse la contradicción que tiene uno como senador. Acá, uno está sentado como representante de la provincia, y podemos reconocer que en el Presupuesto para el próximo año hay obras que se han destinado a nuestra provincia, San Juan, como el túnel de Agua Negra, un acueducto, el dique El Tambolar o inversiones en rutas y autopistas. Son obras importantes. Pero digo y pienso: ¿hay posibilidades de que una provincia pueda crecer y desarrollarse cuando las grandes líneas estratégicas macroeconómicas están destinadas a un país que se va a endeudar, a un país que no genera empleo, ni producción, que están pensando en flexibilizar el trabajo porque piensa que el costo laboral en la Argentina es alto y que no podemos ser competitivos?
Por eso, uno, como sanjuanino, como representante de la provincia, siente que tiene que votar a favor de las obras que vamos a tener en San Juan, pero me parece que no es bueno pensar la gobernabilidad en estos términos, porque nosotros, como provincia, no nos vamos a desarrollar, no vamos a crecer si no hay un país que pueda crecer, desarrollarse y que tenga como horizonte una distribución más equitativa de los ingresos, no sólo en los sectores sociales, sino también a nivel geográfico.