Contundente rechazo de los bloques del FpV-PJ del Congreso Nacional y del Partido Justicialista al intento de desplazar a Ruperto Godoy del Consejo de la Magistratura

Agradezco el contundente apoyo de los bloques del FPV-PJ del Senado y de la Cámara de Diputados de la Nación y del Partido Justicialista ante el vergonzoso fallo del juez Enrique Lavié Pico, que intenta desplazarme del Consejo de la Magistratura para facilitar una mayoría automática afín al oficialismo para designar y remover jueces.

Llama la atención que luego de dos años de haber sido iniciada la demanda, la decisión del magistrado se produzca a días de la reunión en la que el oficialismo pretende destituir al camarista Eduardo Freiler sin contar aún con el noveno voto que la mayoría calificada requiere. Evidentemente mi voto, en contra de este intento de disciplinar a jueces no adictos al gobierno, se ha convertido en un escollo.

Estamos frente a un verdadero escándalo institucional, el último eslabón de una serie de maniobras fraudulentas que el gobierno nacional viene tejiendo para controlar al Poder Judicial: la usurpación por parte del diputado Pablo Tonelli del lugar en el Consejo de la Magistratura que corresponde al bloque de diputados del FPV, el intento de traslado del juez Juan Manuel Culotta para controlar la justicia electoral, la designación sin concurso del ex ministro de Vidal, Juan Carlos Mahiques, en la Cámara Federal de Casación Penal donde tramitan las causas de corrupción vinculadas al gobierno, la demanda del ministro Triaca contra los jueces que integran la Cámara de Trabajo y el broche de oro sería mi desplazamiento, con el que lograrían el control total del Consejo de la Magistratura.

Ante tan inescrupuloso avasallamiento de la justicia, esta mañana hemos apelado el fallo que declara inconstitucional el artículo 5 de la ley 26.855, el cual elimina la obligación de ser abogado para integrar el Consejo de la Magistratura. No nos vamos a dejar amedrentar y seguiremos todas las instancias procesales para impedir esta bochornosa maniobra política. Si es necesario apelaremos ante la Corte Suprema de Justicia, tres de cuyos miembros han sido los que me tomaron juramento en noviembre de 2014, convalidando mi designación.